Luisa Ortega Díaz considera que es inoficioso realizar la prueba grafotécnica a las actas presentadas como pruebas para el antejuicio de mérito que se lleva en su contra ante el Tribunal Supremo de Justicia.

La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, reiteró que desconocerá las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) con respecto al antejuicio de mérito, así como la  designación de la vicefiscal, debido a que son procesos ilegales e inconstitucionales.

Admitió en una entrevista a una emisora radial argentina, que podrían ordenar su detención, sin embargo no teme que suceda, porque de lo contrario no estaría en su despacho realizando su trabajo. En ese sentido, señaló que espera que el oficialismo no ingrese de forma violenta a la sede de la Fiscalía, como lo hicieron a la Asamblea Nacional.

Con respecto al proceso de antejuicio de mérito que se lleva a cabo en su contra en la Sala Plena del máximo tribunal, interpuesto por el diputado oficialista Pedro Carreño, expresó que ha habido irregularidades en el proceso y que la han tratado como si hubiese cometido un delito.

Pedro Carreño solicitó a TSJ llevar un antejuicio de mérito debido a que considera que la fiscal general atentó contra la respetabilidad del Consejo Moral Republicano al negar que fue partícipe de la elección de los magistrados del máximo tribunal en el 2015. El parlamentario solicitó que se realice una prueba grafotécnica a las actas y documentos firmados por la fiscal.

La fiscal considera que es inoficioso realizar dicha prueba pues ella nunca ha desconocido que haya firmado una de las actas de la sesión del Consejo Moral, sino que el acta pertinente es la del 2015 donde se alabó la designación de los magistrados al TSJ, la cual ella ha asegurado que nunca firmó.

Destacó que pasó 13 días tratando de acceder al expediente del que se le acusa y que no aceptaron los defensores que ella asignó.

EU

Anuncios