El mecánismo de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), promovida por el presidente Nicolás Maduro, ha desatado gran rechazo en la sociedad venezolana, por ejemplo entre mismos “chavistas críticos” como la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, el diputado oficialista Germán Ferrer entre otros.

Mas de siete millones de venezolanos nos respaldan el proceso del gobierno nacional; se pudo constatar en la Consulta Popular realizada por la oposición el pasado 16 julio.

En esta oportunidad, Heisy Mejías, estudiante del último semestre en Comunicación Social y  secretaria juvenil de Unidad Vision Venezuela, también es una de las tantas personas que quiso alzar su voz en contra de la Constituyente; difundiendo en las redes sociales una carta abierta al ciudadano presidente de la república.

Una Constituyente sin el aval del pueblo, no es otra cosa que la imposición de ideas que nada corresponden con su devenir. Un proceso Constituyente que no vislumbra nada (…) en nada contribuirá al porvenir que heredaremos a nuestros hijos y tampoco mejorará el futuro más próximo. Escribió

La comunicadora social, en su carta también enfatizó sobre la problemática en las que está sumergido el país, haciendo hincapié en que los venezolanos “no comen bien, mueren por falta de pastillas o cuyos hijos le han sido arrebatados por la represión de las fuerzas del estado” detalló.

A continuación el texto íntegro:
Carta Abierta a Nicolás Maduro

Para: Ciudadano Presidente Nicolás Maduro

Sr. Nicolás Maduro, le habla una joven estudiante, que ha perdido casi 10 compañeros de clases desde el liceo a manos del hampa. Que hoy, despide con tristeza y casi todos los meses, a algún conocido que se va del país en búsqueda de mejores oportunidades.

 Le habla una joven que anhela vivir en un sistema que permita la pluralidad de pensamiento y de habla, que quiere un país en donde las ideas no sean las determinantes entre la vida y la muerte. Una joven que quiere vivir en un lugar con las mejores condiciones en relación a la educación, cultura, seguridad, salud y alimentación, y que lo ‘mejor’, sea algo producto del consenso y no del criterio de un grupito de personas que malinterpretaron a Marx, Lenin o al mismísimo Simón Bolívar.

De lo que hablamos aquí, es de la posibilidad de que se mantengan abiertos nuestros horizontes democráticos y que la posteridad, es decir, nuestros hijos y los hijos de ellos puedan discernir sobre lo que mejor les es conveniente. La actual constitución nos permite eso, porque como lo dice en su preámbulo, entiende que la sociedad venezolana es pluricultural, soberana y democrática. En este sentido, le exhortamos a que cumpla con su deber, hacer cumplir la ley suprema y respeta la voluntad de las mayorías que es poder vivir, más allá de la animalidad, como seres humanos. Vivir como individuos partícipes de un sistema social que piensa en libertad y en con-vivencia con los otros.

 Una constituyente sin el aval del pueblo, no es otra cosa que la imposición de ideas que en nada corresponden con su devenir. Un proceso constituyente que no vislumbra nada, que no aclara nada y que responde al panfleto, en nada contribuirá al porvenir que heredaremos a nuestros hijos y tampoco mejorará el futuro más próximo. 

Y si esto no le mueve, entonces al menos piense en ¿Cómo fue el proceso de Hugo Chávez para la constituyente del 99? ¿Acaso lo hizo de esta manera tan arbitraria? ¿La soberbia puede más que millones de venezolanos que estarán a merced de un futuro incierto que tiene más de cierto la penumbra que la luz? 

Le invito a que tenga un mínimo de consideración con esa población que hoy no come lo suficiente, que hoy muere a falta de pastillas o cuyos hijos les han sido arrebatados por la represión de las fuerzas del Estado, pero aún más, piense en los que vienen, en las criaturas que hoy nacen en la miseria, que los niños que hoy estudian en las condiciones más precarias y en los jóvenes que queremos trabajar por este hermoso país pero sin tener un lugar óptimo para ello. Usted se irá y lo sabe, pero una constitución queda y eso sí que determina el futuro de una nación y la manera en la que conviven sus ciudadanos.


Heisy Mejías

Anuncios